Sobrevivientes de Violencia y Otros Delitos

La unidad de la Ley de Violencia Contra las Mujeres (VAWA), o la unidad de la Violencia Doméstica, en nuestra oficina de Seattle, ofrece representación directa a los sobrevivientes de la violencia en busca de los beneficios de inmigración. La unidad de VAWA maneja cientos de estos casos de inmigración a lo largo del año. Sin embargo, la demanda de asistencia sigue siendo superior en comparación a los recursos disponibles, y esto significa que hay una lista larga de espera para los clientes que necesitan y buscan ayuda.

Los tipos principales de los casos de la unidad de VAWA incluyen: las peticiones de U-Visa; las peticiones de T-Visa; el auto-petición (I-360); las peticiones para eliminar condiciones de residencia (I-751); y finalmente, la organización también ayuda contra la defensa de remoción (deportación) en la corte de inmigración. La unidad de VAWA tiene 9 empleados a tiempo completos y esto incluye: 3 abogados, 2 representantes acreditados del BIA (Junta de Apelaciones de Inmigración), 2 defensores legales, y 1 coordinador del proceso de admisión. Adicionalmente, la unidad de VAWA utiliza las habilidades de 1 a 3 practicantes de la escuela de derecho cada trimestre, y también colabora cercanamente con los otras organizaciones que trabajan en contra la violencia doméstica en la región.
 

Los derechos de los inmigrantes incluyen

El derecho de estar libre de la violencia. El Congreso aprobó la Ley de la Violencia Contra las Mujeres (VAWA) en 1994, y la Ley de Protección de las Víctimas del Tráfico y Violencia (VTPA) en 2000 para proteger las víctimas de la violencia y el tráfico humano para asegurar que no dependen de sus abusadores. Hay 4 grupos de los sobrevivientes inmigrantes que están protegidos por estas leyes:

  • Los esposos, hijos y padres de los ciudadanos estadounidenses abusivos o los residentes permanentes abusivos;
  • Las victimas de ciertos crímenes (incluyendo la violencia doméstica y el asalto sexual) y sus familias;
  • Los niños inmigrantes en las casas de acogida que han sido abusados, descuidados o abandonados;
  • Los sobrevivientes inmigrantes de violencia que están en el proceso de remoción (deportación)

 

El NWIRP protege los derechos

NWIRP facilita el acceso a las diferentes formas de alivio migratorio que cambia las vidas de los sobrevivientes de la violencia doméstica y otros crímenes.

  • NWIRP presenta los solicitudes afirmativas (auto-petición) ante la oficina de la Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) para los cónyuges maltratadas, niños y padres de los ciudadanos estadounidenses abusivos y los residentes permanentes abusivos.
  • NWIRP ayuda los sobrevivientes de crímenes para que puedan solicitar U-visas, una forma de alivio migratoria para los inmigrantes que han sido víctimas de ciertos crímenes y que colaboran en la investigación y el enjuiciamiento de esos crímenes.
  • NWIRP trabaja con los jóvenes inmigrantes en hogares de acogida para presentar solicitudes para “el Estado de Inmigrante Juvenil Especial (SIJS).” Para obtener más información acerca nuestro trabajo con estos casos, por favor consulte la página de los servicios para los Niños y Jóvenes.
  • Si sobrevivientes inmigrantes de violencia domestica están en el proceso de remoción (deportación), NWIRP pelea contra la deportación a través de aplicaciones para el alivio. Estas aplicaciones se basan también en el alivio de inmigración disponible debajo VAWA y VTPA.

 

La historia de Lizbeth

NWIRP ha sido una parte de mi familia para casi 10 años.
No solo me ha ayudado a mi hermana y yo escapar el abuso y acceder a los servicios importantes, la organización nos ha aceptado como familia.

Lizbeth and Tania
Lizabeth (a la derecha) con su hermana, Tania (a la izquierda)

Yo soy de La Paz, México. Es una ciudad preciosa en Baja California y era un lugar bonito para crecer. Cuando yo era una niña, mi madre se mudó a los Estados Unidos. Yo me quedé en México con mi clan familiar y mi hermana pequeña. Estar separada de mi madre era muy difícil, pero la visité en Seattle muchas veces. Durante una de estas visitas, cuando tenía 16 años, yo me di cuenta de algo. Su esposo ha sido abusivo. Él ha sido hiriendo a mi madre. La empujaba. Gritaba. Por eso, en vez de regresar a México, decidí quedar con ella.

Después de esto, empezó a herirme también. Tenía mucho miedo pero sabía que necesitábamos escapar. Un día, su abuso era tan fatal que la policía lo detuvo y fuimos a un refugio para las mujeres. Al refugio, estábamos abrumadas con la ayuda. Después de encontrar que era indocumentada, nuestra asistenta social nos dijo sobre el Proyecto para los Derechos del Inmigrante (NWIRP). Yo era muy emocionada oír que hubo una organización que podía ayudarme. Cuando mi abogado me dijo que podía estar en el país legalmente, estuve contentísima. El sistema de inmigración es muy complicado pero NWIRP era la brújula que me ayudó navegar por el proceso. La ayuda de NWIRP hizo posible obtener mi tarjeta verde, que abrió muchas oportunidades para mí. Las cosas pequeñas como la oportunidad de aplicar para una tarjeta de crédito a cosas largas, como la oportunidad de trabajar y aplicar a tener mi ciudadanía estadounidense.

Yo me gradué de la Universidad de Seattle y puedo finalmente realizar mi sueño de obtener mi maestría en negocios. Cuando mi hermana pequeña llegó en los EE.UU, NWIRP la ayudó con su solicitud de DACA. NWIRP ha sido una parte de mi familia para casi 10 años. No solo me ha ayudado a mi hermana y yo escapar el abuso y acceder a los servicios importantes, la organización nos ha aceptado como familia.

Estoy muy agradecido por NWIRP y estoy muy emocionada para mi futuro.